Colombia y la Comunidad Andina


La Comunidad Andina de Naciones es el mas serio esfuerzo de integración en la region

Luis Daniel Álvarez V.


La Comunidad Andina es probablemente una de las más hermosas ideas de integración y crecimiento global. Es una concepción que de desarrollarse plenamente, puede llevar a que la región se democratice de manera íntegra y emblemática, fortaleciéndose a través de valores de equidad. Lamentablemente, factores propios de su estructura y fenómenos externos, frenaron la posibilidad de que se consolidara para trascender en el tiempo.
Si bien hay algunas iniciativas que han buscado calar en la región, su profundidad no es tan marcada como la de la Comunidad Andina que se empeñó en diseñar un mecanismo que llevase a formular alternativas que garantizaran la libre circulación de personas y bienes, el intercambio educativo y unas instancias judiciales y parlamentarias que rigieran y obligaran.
Poco a poco la idea del Pacto Andino fue asumiéndose como una prioridad que adquiría enorme relevancia y que vislumbraba escenarios emotivos e insospechados de progreso. En el anhelo surgía una idea similar a la que los europeos lograron aplicar y que ha permitido al viejo continente, más allá de las diferencias lingüísticas, culturales y de idiosincrasia, edificar un emblemático y admirable mecanismo de unión. 
A finales de los años noventa los vientos turbulentos comenzaron a socavar las bases de las cordilleras que fijaban el modelo. Primero Venezuela optó por mirar hacia Brasil y luego, ya en el poder un régimen enemigo de la integración sensata, sacó al país de la comunidad para avanzar en una aventura sin sentido hacia el Mercosur. Posteriormente, en una polémica medida de intereses poco transparentes, Colombia buscó la manera de desarmar al Parlamento Andino, dejándolo prácticamente convertido en un edificio a medio iluminar y con poca capacidad real de incidir.
Colombia puede jugar un rol relevante en el rescate de una institución visionaria que supo transformar la inequidad reinante en la subregión, en una oportunidad de crecimiento conjunto. Un área andina consolidada puede ser factor idóneo para transformar a la región de manera determinante y vencer los embates del populismo. El tener al Parlamento en su territorio (Bogotá) y ser bisagra con otras iniciativas de integración de enorme alcance, puede colocar a Colombia en el rol protagónico de apostar por la recuperación de la Comunidad Andina. Esperemos que se comprenda la enorme responsabilidad en trabajar a favor de ello. 

Internacionalista UCV, Doctor en Ciencias Sociales. Director de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV
luisdalvarezva@gmail.com

@luisdalvarezva 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *