LA IMPORTANCIA DE LAS REGLAS Y NORMAS PROTOCOLARIAS

*Por Víctor M. Mendoza Coronado

Víctor Mendoza Coronado

Las normas usos y costumbres de utilización de las reglas del Ceremonial y Protocolo, deben ser establecidas por las mismas
autoridades que fijen desde el punto de vista legal no tan sólo el protocolo diplomático sino el protocolo y ceremonial de estado,
Regional, Municipal, militar, eclesiástico, así como también el social y la etiqueta, entre otros, sin perder de vista que habrá espacios
que son imposibles de dominar, pero que no la mayoría, sino la excepción.


Los distintos manuales y reglamentos acerca del ceremonial y protocolo, ha permitido rescatar el orden, la majestad y el respeto
hacia las distintas ceremonias que se realiza no tan sólo en los entes gubernamentales sino en las organizaciones internacionales.
Una explicación es que el Ceremonial y Protocolo no surgió para ser controlados, pues ya desde sus inicios en la historia
pertenecen al ámbito del sagrado e incluso de los secretos, transmitiéndose generalmente más que a través de las
manifestaciones culturales y rituales, y que sólo con el paso del tiempo comiencen a ser descritas verbalmente como parte de la
cotidianidad de la vida de soberanos y dignidades.


Otra anotación está en la gran variedad de confluencias que circula por las artes de las precedencias de las personalidades
del mundo que ocupan cargos con jerarquía. Sin embargo, la misma experiencia del servicio que aplica el
ceremonial de Estado, es aplicable donde el punto de vista de precedencia en el ente antes mencionado. De cualquier manera,
cada día se hace más imperiosa la presencia del Servicio Protocolar en cualquier Institución. Como idea general, por consiguiente,
básicamente se trataría de pensar como definición adecuada, que Protocolo es organización, que recibe distintas denominaciones enmarcado en el campo de la educación, buenas maneras, protocolo oficial o Urbanidad.


Quiero referirme, a que los sucesivos cambios políticos siempre conllevan tendencias ideológicas en escalas valorativas
diferentes, pero que también han influido en esos factores como la comodidad, la simplificación, las modas al uso, el desconocimiento,
e incluso la interpretación caprichosa o arbitraria. Todo lo dicho nos conduce a una conclusión, donde no se
pretende en modo alguno que el Protocolo marque modas, pero sí que responda con rapidez.


Así pues, los conceptos y contenidos básicos en relación con la planificación, coordinación, supervisión y ejecución de los actos
protocolares, se reviste de un seguimiento en cuanto a los detalles se refiere. El éxito consiste en la supervisión y, en la prudencia.
Hay que recordar que la formación en Protocolo no nos ha venido de la mano de la Universidad, sino por la lectura de libros,
completando la formación con alguna charla, cursos, seminarios, conferencias, Congreso Internacionales, como el que ofrece la
Organización Internacional de Ceremonial y Protocolo (OICP), sede en Madrid, España; junto a la práctica y las mejores dosis de buena
voluntad y, poder así darle la importancia a las reglas y normas protocolarias. En el ámbito de la Formación Académica. Así sea
.

Victor Mendoza Coronado

Comunicador Social UCV CNP 23.782
Individuo de Número Sillón 20 de la Academia
Internacional de Ceremonial y Protocolo
Sede en Brasil. Miembro Honorario del CODEIV

Deja una respuesta