VENEZUELA 2021, OTRO AÑO MAS DE OSCURIDAD

Desde hace más de dos décadas Venezuela vive el periodo más oscuro de su historia republicana, no solo por la falta de luz, lo cual también contribuye, en buena medida. El caso es que uno de los países con mayor potencial de desarrollo de Latinoamérica, hoy presenta cifras como las reflejadas en la última encuesta ENCOVI, donde se señala que el 94.2 de los venezolanos, se encuentran bajo los niveles de pobreza y el 76,6 se encuentra en pobreza extrema.

Estas vergonzosas estadísticas, se reflejan en los miles de niños que no pueden consumir diariamente las proteínas necesarias para su desarrollo físico e intelectual, en el incremento de la deserción escolar, el aumento de la delincuencia y la prostitución, en el caso de nuestros adultos mayores, que se encuentran pensionados y jubilados, a quienes solo se les cancela 7 (siete) bolívares mensuales, lo cual ni siquiera alcanza a 2 (dos) dólares. Podríamos continuar mencionando casos de una lamentable e interminable lista.

En el tema de la salud y la pandemia, el estado del sistema de sanitario es realmente crítico, no solo las instalaciones físicas y la dotación, sino también, en un personal que aún mantiene la mística y amor a su trabajo, pero desmotivado y desmoralizado ya que su salario no les alcanza para comer. Los enfermos también la tienen muy difícil ya que el precio de los medicamentos es realmente surrealista.

 Por el deterioro de las condiciones sanitarias han vuelto a surgir enfermedades que se consideraban erradicadas, como la malaria. En cuanto a la pandemia, aunque pareciera que ya fue superada la crisis por la falta de vacunas, los venezolanos continúan padeciéndola, sin poder contar con un registro creíble de infectados y fallecidos. Las consecuencias económicas no han sido tan dramáticas como en otros piases ya que desde hace varios años nos encontramos con una economía en caída libre.

En el tema económico, todavía continuamos los venezolanos sometidos a la perversa inflación, la cual continúa siendo la mayor del planeta, con la consecuencia de seguir empobreciendo a la población. Para intentar protegerse los venezolanos han dolarizado la economía de forma anárquica y sin control, generando una inflación, que ahora es en dólares. Prácticamente ha desaparecido el bolívar, como moneda, todos los precios y transacciones se realizan en dólares, no así los salarios, sobre todo los que dependen de la administración publica, los cuales luego de quitarles seis ceros al bolívar, la mayoría no pasa un digito.

Las remesas desde el exterior se han convertido en el principal ingreso del pais, lo cual permite que algunas familias logren llegar a fin de mes. En los últimos meses ha surgido una burbuja o espejismo de recuperación económica, con el surgimiento de mercados y bodegones repletos de productos importados (con los cuales se cae la tesis del bloqueo), a los cuales tiene acceso un porcentaje muy pequeño de la población. La brecha entre ricos y pobres ha aumentado de forma obscena, prácticamente eliminando la clase media que se había creado en la democracia.

El tema de los servicios públicos y la corrupción, están ampliamente relacionados. Es recurrente la falta de luz y agua (que cuando llega es insalubre), por falta de gas doméstico, ahora muchos venezolanos deben cocinar con leña, el deterioro del transporte y la vialidad pública, caso especial es el de la gasolina y diésel, donde los habitantes de este “pais petrolero” se ven sometidos a realizar muchas horas, incluso días, de colas para poder surtir de combustible a sus vehículos y transporte.

En el tema de la seguridad pública interna, desde hace varios años vemos el surgimiento de mega bandas delictivas y “los pranes” en todo el pais, los cuales construyen y controlan “ghettos” a   donde no llega la acción del Estado. Algunos de los casos más mediáticos son, el “Tren de Aragua” que actúa en el centro del pais, El “Koki” en la Cota 905 en Caracas, El “Wilexis” en Petare, quienes representan al “hombre nuevo creado en revolución”, estos delincuentes se dedican a la extorsión, a la venta de drogas y al secuestro. Debido a ello han conseguido importantes recursos económicos y todo tipo de armamento sofisticado de todos los calibres, incluso explosivos, bajo la mirada impotente de algunos cuerpos de seguridad y en otros casos con complicidad de funcionarios.

En el tema seguridad fronteriza y la soberanía, varios grupos armados colombianos actúan a lo largo   de la frontera entre ambos países. Hace unos meses se produjo en el estado Apure, un enfrentamiento entre la Fuerza Armada Venezolana y grupos irregulares colombianos con el doloroso resultado de soldados venezolanos fallecidos y heridos, así como varios militares secuestrados. También, se señala que algunos grupos guerrilleros colombianos participan impunemente en el ecocidio, que se realiza al sur del Orinoco.

De igual forma, en los últimos meses hemos visto como se ha desatado una “guerra” entre los “disidentes de las FARC” y los “contra disidentes”, por el control de territorios y de las rutas del narcotráfico, donde según informaciones provenientes de Colombia, han caído en territorio venezolano algunos de los más emblemáticos cabecillas de la “Nueva Marquetalia”, como son alias “Santrich, “El Paisa” y “Romaña”.

En el tema de los Derechos Humanos, el gobierno de Maduro es considerado a nivel internacional como violador de los derechos humanos, según los informes presentados por los dos últimos funcionarios que han desempeñado el cargo de Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas y los dos elaborados por la Misión Internacional Independiente de Determinación de Hechos de Naciones Unidas.

En estos informes se señala contundentemente las ejecuciones extrajudiciales, la desaparición forzosa, las detenciones arbitrarias, la tortura y los tratos crueles, inhumanos o degradante, incluida la violencia sexual o de género. La respuesta que se ha dado a los mismos, ha sido tratar de descalificar a las personas y las instituciones, que han producido estos informes.

En el tema de la Justicia internacional, en medio de muchas expectativas el 31 de octubre llego a Caracas, el Fiscal de la Corte Penal Internacional, a pesar de que algunos funcionarios del gobierno de Maduro intentaron convencerlo que se estaba realizando una reforma a la justicia del pais y que se haría justicia, El Fiscal decidido continuar la investigación que cursa, sobre el caso de los crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

En el plano electoral la situación no es muy alentadora, se presentaron los Informes de la Misión de Observación Electoral de Unión Europea y del Centro Carter, que fueron las únicas misiones serias que vinieron de observadores al proceso electoral regional, del 21 de noviembre. Ambas coincidieron que el proceso no cumplió con los estándares mínimos para ser calificado como un proceso democrático, señalando que el Venezuela no hay Estado de Derecho, no hay separación de poderes, la  intervención a partidos políticos de oposición y la utilización de los recursos del Estado para favorecer a los candidatos del gobierno.

Con respecto al tema de la reclamación del territorio Esequibo, a pesar de las recomendaciones, no se ha asumido como un asunto de Estado, tampoco se ha realizado una campaña nacional para informar y concientizar al pais sobre la importancia que tiene ese territorio para el pais. Lamentablemente, en este tema se continúa perdiendo el tiempo, no se hizo lo necesario para mantener la controversia dentro del Acuerdo de Ginebra y por ahora se mantiene la incertidumbre sobre nuestra defensa en la Corte Internacional de Justicia.

Todo esto trae como consecuencia que los venezolanos busquen como huir de esta terrible situación, se estima que cerca de un 25% de la población ya ha salido y a pesar de la pandemia y los cierres de fronteras continúa huyendo del pais hacia diferentes destinos del planeta. Mientras tanto, cientos de miles de venezolanos, pasan trabajo, penurias, humillaciones, otros caen en las redes internacionales que los explotan y les quitan el poco dinero que han logrado reunir y para completar otros son víctimas de la xenofobia que ha venido creciendo, en algunos países.

Para evitar que continue el sufrimiento de tantos venezolanos, que ahora también disputan con los centroamericanos, haitianos y cubanos, la posibilidad de llegar caminando a Estados Unidos a través de la frontera con México, debemos buscar la solución atacando la raíz del problema.

A pesar de las adversidades, les deseamos que pasen una FELIZ NAVIDAD y que todos los lectores tengan un año 2022, lleno de éxito, luz y libertad como el que deseamos después de tanta oscuridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *