La situación política de Perú, se complica cada vez más, el descontento y las protestas de la población, sobre todo al sur del pais, van creciendo y ya en Lima hay grupos venidos de otras regiones del pais, que se suman a las protestas. Algunos piden la restitución de Castillo, otros la renuncia de la presidente encargada la señora Dina Boluarte, otros exigen la renuncia de todos (ejecutivo y legislativo) que se vayan todos y otros hasta la redacción de una nueva constitución. El único consenso es que todos aspiran un cambio a la actual situación.

Cuando se piensa en soluciones democráticas a la crisis, la lógica apunta que la solución debería ser ir hacia un nuevo proceso electoral, sin embargo, cuando se analiza el panorama político se observa que el actual liderazgo político no logra conseguir la credibilidad necesaria para ganarse la confianza de la población. El proceso de restablecer la confianza en la clase política, no es rápido.

Uno de los temas que han tenido mayor incidencia en la crisis política del Perú, es la vinculación de algunos políticos a la corrupción, estos hechos ocurridos en los últimos años están presente en la memoria de la sociedad peruana. Esta crisis no es nueva, si observamos en los últimos 6 años, ha habido 7 presidentes, lo cual en promedio es más de un presidente de la Republica por año.

Es importante resaltar que muchos de estos casos de corrupción, aunque no es el único, están asociados a la empresa brasileña Odebrecht, la cual está vinculada a la gestión anterior del recientemente reelecto presidente de Brasil, Luiz Inacio “Lula” Da Silva. Esta empresa, financiaba las campañas de los candidatos del gobierno y de la oposición, con la intención de asegurar sus intereses, sin importar el resultado de la elección.

Es público que Odebrecht, participo en construcción de muchas obras en una gran cantidad de países de la región entre otros, Brasil, México, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú, República Dominicana y en Venezuela, donde según declaración del propio Marcelo Odebrecht, presidente de la empresa fue el pais donde mas dinero se entrego a la dirigencia política y donde extrañamente nunca se investigó, a pesar de que está a la vista de todos, el cementerio de obras públicas sin concluir dejada por esta empresa en todo el pais.

Otro aspecto que incide en la crisis política peruana es el debilitamiento de los partidos políticos, debido a que esto contribuye al surgimiento de lideres populistas, que crean movimientos electorales y con un discurso dirigido a lo que la población quiere oír, logran captar votos que, en algunos de los países de la región, como son los casos de Venezuela, Bolivia, Argentina, Colombia, Chile, Brasil y por supuesto Perú. Los resultados de la llegada al poder de los populistas está a la vista en todos estos países.

Hasta ahora no parece haber claridad para buscar solución a la crisis política, la cual tendrá implicaciones económicas y sociales a corto plazo, en un pais cuya economía, venía creciendo de forma constante, en la última década. Ante esta incertidumbre política, el populismo logra que el Perú se aleje del camino de la prosperidad y el desarrollo.

Deja una respuesta