El 11 de noviembre las tropas de ucranianas retomaron el control de la ciudad de Jersón, después de más de ocho meses de permanecer bajo control de las fuerzas armadas rusas. Aunque si bien es cierto que la retirada parece una salida táctica, como lo ha recalcado el alto mando ruso, la realidad es que nadie pensó que ocho meses después, los ucranianos podrían retomar la ciudad, lo que a todas luces representa una derrota del Ejército ruso.

Además, llama la atención, la retirada rusa de esta ciudad, sobre todo, si tenemos en cuenta que hace menos de dos meses se celebró el referéndum donde supuestamente la población había “votado masivamente” a favor de la anexión a la Federación de Rusia. Esto lo contradice el recibimiento de la población civil a las tropas ucranianas.

Todo parece indicar que Putin y sus militares se equivocaron. Cuando comenzó la invasión, los ucranianos y sus fuerzas armadas, no salieron huyendo del pais, como sucedió en el caso de Afganistán, sino contrariamente, emprendieron una feroz resistencia, esto motivo que los rusos abandonaran tempranamente la intensión de tomar Kiev y se concentraran las provincias del este.

En los últimos meses de esta guerra convencional, Rusia ha amenazado con la utilización de armas nucleares, debido al constante avance de las fuerzas armadas ucranianas, en las provincias del este, apoyadas por armamento y equipo militares provenientes de Estados Unidos y Europa.

A este respecto haremos las consideraciones:

  1. Estas victorias van aumentando la moral del ejército y la población ucraniana, mientras en los militares y en la población rusa se produce el efecto contrario.
  2. La importancia de la toma del control la ciudad de Jerson, que es la capital de la provincia del mismo nombre, la cual limita con la península de Crimea, además abre un corredor para apoyar y abastecer la importante y asediada ciudad de Odessa, que hasta ahora ha logrado resistir a los rusos y mantiene abierto la salida de Ucrania al Mar Negro, así como de los principales rubros de exportación de Ucrania.
  3. En la actualidad, Rusia viene perdiendo la guerra en varios planos, como en el mediático y el económico, pero con los últimos acontecimientos las perdidas también se trasladan al campo de batalla.
  4. Debido a las acciones militares hacia la población civil, la Rusia de Putin, ha estado perdiendo aliados, a nivel nacional y a nivel internacional. A lo interno, como lo demuestran las protestas contra la guerra en muchas ciudades de Rusia, y a nivel internacional, con el repudio a las violaciones a los derechos humanos y las votaciones en la ONU.

Deja una respuesta