COLEGIO DE INTERNACIONALISTAS DE VENEZUELA (4)

Uno de los mayores éxitos de la historia de la Diplomacia Venezolana, es el Acuerdo de Ginebra, firmado en febrero de 1.966, debido a que se logró que la potencia colonial del siglo XX, Gran Bretaña, se sentara con nuestro país a negociar los términos de un acuerdo, en el cual se acepta la vigencia de la reclamación del territorio ubicado al oeste del rio Esequibo.

En el Acuerdo de Ginebra se establecen los criterios para la búsqueda de una solución negociada sobre el territorio Esequibo, es importante señalar que entre otras cosas se logró que, durante la vigencia del Acuerdo, Guyana no pudiese entregar unilateralmente concesiones en el territorio en disputa, lo cual fue respetado por ambas partes.

La historia cambia en marzo del 2004, cuando insólitamente, Hugo Chávez declaró que Venezuela no se oponía a que Guyana otorgara unilateralmente concesiones y contratos a compañías multinacionales en el territorio en reclamación. En seguida surge la pregunta, ¿A cambio de qué?

Los guyaneses tomaron la palabra y de esta fecha en adelante, declaraciones impertinentes de funcionarios venezolanos, así como omisiones de la cancillería, aceleraron la estrategia de Guyana de avanzar rápidamente en la búsqueda de la salida que siempre han querido, la Corte Internacional de Justicia. Los guyaneses han hecho su tarea y ¿nosotros?

La tarea de la cancillería era mantener la controversia del Esequibo dentro del Acuerdo de Ginebra, el hecho de permitir pasar a la instancia judicial nos aleja del espíritu del mismo, que es lograr un acuerdo satisfactorio entre las partes.

El tema del territorio Esequibo, requiere que sea tratado como un asunto de Estado, para poder salir con éxito del callejón en el cual estamos. Desde que el Secretario General de Naciones Unidas Ban Ki Moon y sus sucesor Antonio Guterres, optaron por llevar a la Corte Internacional de Justicia la controversia, se ha perdido mucho tiempo y todavía no se ve claridad en la estrategia a seguir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *