Juan Pablo Rojas Paúl Ejerció la Presidencia de la República desde 1888 a 1890

Fue exquisito, como hace suponer la delicada porcelana de su vajilla, ornamentada con abigarrado monograma.

Víctor Mendoza Coronado

      Juan Pablo Rojas Paúl tuvo un largo desempeño administrativo desde los años de 1850 justo en el siglo XIX hasta los primeros de la siguiente centuria.  Ejerció la Presidencia de la República desde 1888 a 1890, durante la etapa post-guzmancista, período conocido “Liberalismo Amarillo”.   Vale señalar, que fue un político miembro del Liberalismo Amarillo, Abogado, experto en temas fiscales.  Había nacido en Caracas el 26 de noviembre de 1826.  Su fallecimiento se produjo en la capital el 22 de Julio del año 1905.  Los documentos que constituyen la materia de la Gestión Presidencial del Dr. Juan Pablo Rojal Paúl, indican que marcó la reacción definitiva contra el poder ejercido desde 1870 por el General Antonio Guzmán Blanco, reorientando así, los destinos del Partido Liberal Amarrillo durante la última década del siglo diecinueve (XIX).

      Los historiadores que en Venezuela se han dedicado a resaltar la biografía de venezolanos notables, dan conocer entre líneas para así profundizar la vida y obra, donde las figuras se agigantan en ese mundo alucinante que se refleja en las escrituras fácil de entender.

      En esta oportunidad haremos el comentario.  Académicamente se preparó en la ciudad de Valencia, estado Carabobo, donde curso su primaria y secundaria.  Egresado de la Universidad Central de Venezuela donde adquirió el Título de Derecho.  Durante sus estudios él y un grupo de estudiantes más, constituyen la Academia Nacional de la Historia, Corporación privada de breve duración, del cual fue Presidente en 1849.  Se gradúa de Licenciado en Derecho Civil en 1852; ejecutando su carrera en Caracas entre 1853 y 1854.

      En consecuencia, vale recordar, que estamos ante un hombre que dejó plasmado su elegancia, prestancia y prudencia.  Ocupó distintos cargos dentro de la administración central de su época; llegando inclusive durante el Septenio guzmancista, ser Presidente del Senado de la República 1887-1888, compartió la actividad política con su inclinación por las humanidades, especialmente la historia y la literatura.

      En este contexto, vale destacar, que los Presidentes de Venezuela – en su época – no dejaban de innovar con estilos de ofrecer almuerzos y cenas de gala en honor de ilustres visitantes en su nivel jerárquico.  No obstante, el ceremonial de estilo marcaba siempre lo mejor para mandar a vestir la mesa presidencial con sus mejores manteles, cubertería y sobre todo usar la vajilla que representaba el poder presidencial y colocar los platos llano y tasa con su plato de porcelana francesa sin marca.

      Juan Pablo Rojas Paúl, un aventajado alumno de la lengua y la cultura francesa en sus años de estudiante, puede intuirse como hombre que fue refinado cuyo gusto por la buena mesa seguramente fue exquisito, como hace suponer la delicada porcelana de su vajilla, ornamentada con abigarrado monograma.

      Con Rojas Paúl, lo extraordinario, lo heroico, alcanza su más alta cima… Los relatos bibliográficos de tan ilustre Jefe de Estado, siguen siendo hoy obra de vanguardia, donde la vajilla de tan ilustre Presidente aun deja en el recuerdo de los venezolanos el poder de presentación del Protocolo Social y la Etiqueta.

Que así sea.

Por Víctor Mendoza Coronado

Colegio Nacional de Periodista N° 23782.

Director de Publicaciones de la Organización Internacional de Ceremonial y ProtocoloOICP, Madrid, España.

Presidente del Centro de Coordinación de Ceremonial y ProtocoloCECOCEPRO-VENEZUELA

vmendozacoronado@yahoo.com

@mendozav018

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *