Por Rafael Gallegos     

Gente del Petróleo (GdP), está cumpliendo 21 años. Se podrían llenar cuartillas hablando de la gesta de estos trabajadores petroleros de la vieja Pdvsa. Del caso único de venezolanos que, haciendo caso omiso de su cómoda posición económica salieron a la calle a luchar por la democracia sin pedir nada para sí … y lo perdieron todo.  Que fueron inicialmente expulsados con un pito – el pitazo más caro de Venezuela- que resultó en la destrucción de la empresa estatal más próspera de América Latina, a un costo que pagamos los venezolanos con escasez de gasolina, cortes de luz y sobre todo con esta desaparición de divisas que ha devenido en salarios de hambre e inflación galopante.

No lo dude, la primera sanción contra el país la ejecutó a “revolución” … la expulsión de 23.000 trabajadores de Pdvsa. 

No les cancelaron sus emolumentos, les impidieron trabajar en compañías contratistas petroleras y en entes del estado dominados por la “revolución”. Sin embargo, han continuado organizados (en GdP y Unapetrol), haciendo esfuerzos por el restablecimiento de la democracia, por el rescate de la industria petrolera, y por el reconocimiento de sus derechos laborales.

A lo largo de estos 21 años GdP y su organización gemela Unapetrol, han sido guiados por venezolanos de primera línea como Juan Fernández, Eddie Ramírez, Beatriz García, y desde Unapetrol Horacio Medina y Antonio Méndez. Nombres que han encabezado equipos de valiosos de líderes en Caracas y en las zonas petroleras a lo largo y ancho de Venezuela, así como en el exterior, conformando una efectiva red capaz de interactuar en aras de los objetivos.

Sin embargo, más allá de celebrar estos 21 años recordando el pasado, nos enfocaremos hacia al futuro. Hacia las acciones desarrolladas por estos venezolanos que en su momento redundarán en una nueva industria petrolera venezolana y por ende, en el restablecimiento de una democracia plena. Veamos:

1.- Plan Táctico de Emergencia (PTE)

Concebido para rescatar Pdvsa cuando cambie el modelo de país, como primer paso para implantar una industria petrolera eficiente que sirva como catalizador al desarrollo de Venezuela.

 El PTE fue diseñado por más de 150 técnicos representantes de una diez organizaciones e institutos conocedores del tema petrolero. Entre ellos GdP y Unapetrol. El plan está listo con sus respectivos protocolos de entrada para rescatar a Pdvsa cuando cambie el modelo de país, recuperando y estabilizando sus funciones básicas en procesos de producción, refinación, mercadeo y en general todas las áreas. Se aplicará con el mayor respeto por los trabajadores actuales.

Paralelamente, las autoridades nacionales procederían a ejecutar medidas locales e internacionales tendientes a rescatar la seguridad jurídica, que generen confianza en los inversionistas. De modo que Pdvsa esté en capacidad de captar inversiones, y su infraestructura en condiciones de recibir la acción de una nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos (LOH).

2.- Diseño de una nueva LOH

Una vez recuperadas las funciones básicas de Pdvsa se procederá a aplicar una LOH que facilite la captación de las necesarias inversiones de capital – los expertos hablan de 10 o 15 mil millones de dólares al año en exploración y producción, durante siete u ocho años – para llegar por lo menos a tres millones de barriles diarios. Una parte de esta producción será procesada en nuestras refinerías y mejoradores, cuya reparación integral también está contemplada, de modo que los venezolanos disfruten de seguridad energética – diezmada en estos años- para desarrollar todas sus actividades.  

La Asamblea Nacional del 2015 diseñó una nueva LOH, luego de una discusión muy amplia con conocedores del tema petrolero, en la que participaron muchos miembros de GdP y Unapetrol. Si bien la Ley no fue aprobada, sentó las bases de un amplio consenso.

Dicha Ley contempla la creación de una Agencia de Energía autónoma que seleccione los paquetes de campos a ofertar en licitaciones. También las Rondas de Licitación y normativas de impuestos y regalías flexibles, de manera que la nueva industria petrolera sea muy competitiva y quede integrada como una Pdvsa redimensionada, compitiendo en igualdad de condiciones con múltiples empresas privadas. Y todo ello regulado y controlado por el estado venezolano.

Con estas actividades, Venezuela podrá disponer de una moderna industria petrolera, acorde con su nivel de reservas y orientada hacia el desarrollo del país.

¿Y cuál es el rol de GdP y Unapetrol en estas actividades?

Somos más de 20.000 técnicos petroleros en Venezuela y en el mundo. Hemos trabajado en el PTE y en la LOH, y estamos prestos aplicar nuestro conocimiento, como individuales o contratistas en estas actividades.

La capacidad técnica de los integrantes de estas organizaciones es fundamental. Como dijo años ha el periodista Roberto Giusti, se trata del ejército civil más importante de América Latina. Venezolanos que   hoy están en la “reserva” (respecto a la industria petrolera venezolana), y en condiciones de aportar inmenso valor agregado a la recuperación de una industria petrolera de primera que sirva de pivote para la construcción del país de primera que merecemos los venezolanos.

Es hora de romper este circo romano al revés que ha caracterizado al conocimiento petrolero en los últimos veinte años… petroleros en las gradas observando como gladiadores inexpertos son devorados por los leones.

Los 21 años de GdP no son para recordar llenos de nostalgia, sino para diseñar un futuro que estamos prestos a forjar. Por eso decimos que más que nunca … somos la energía del cambio.

Feliz cumpleaños.

Rafael Gallegos Castro

Ingeniero Petrolero. Ex-gerente en PDVSA. Profesor del IESA. Miembro de Gente del Petróleo. Coordinador Académico del Diplomado de “Diplomacia Petrolera y otras Energías” del CODEIV

Deja una respuesta