CINCO TELEGRAMAS HISTÓRICOS EN LOS ANALES DIPLOMÁTICOS DE LA CANCILLERIA DE VENEZUELA

                         Hugo Alvarez Pifano

1.- El más famoso telegrama de la cancillería venezolana: “Embajador carajeome, espero instrucciones” del cual nos hemos ocupado en diversas sedes. http://libertadpreciadotesoro.blogspot.com/2016/12/embajador-carajeome.html?m=1

2.- Un vice-cónsul maniático de la estabilidad laboral y con un excesivo empoderamiento de su cargo.

 Se trata de un vice-cónsul que prestaba servicios en el Consulado General de Venezuela en Barranquilla, al parecer se encontraba muy bien allá y el cargo era de su completo agrado, entonces recibió un telegrama que le informaba que había sido trasladado al Consulado de Venezuela en Río Hacha, allí mismo en Colombia. El vice-cónsul guardó silencio: mudo como una piedra. Pasaron muchos días y el Despacho le envió otro telegrama, donde se le informaba que su reemplazo estaba listo para viajar y en consecuencia él debía trasladarse a su nuevo destino. El hombre guardó silencio: callado como una tumba en cementerio de gente pobre. En vista de que había pasado mucho tiempo y se mantenía en el más absoluto hermetismo el Canciller ordenó su destitución y se le envió el respectivo telegrama. Ahora bien, amable lector, agárrese fuerte de su silla y vea la respuesta del vice-cónsul en su telegrama de 8 simples palabras:

“Si no acepto cambio, mucho menos acepto destitución”

 3.- Un diplomático de buenos modales, de lenguaje fino y cortes, que expresó al encargado de la cancillería de Venezuela su rechazo a un nombramiento, utilizando un recurso inaudito.

Gustavo era un funcionario modelo que se desempeñaba como Primer Secretario en la Embajada de Venezuela en Brasil, donde tenía 4 años de servicios y le correspondía su ascenso a Consejero. Un buen día llego por fin el esperado telegrama: Gustavo había sido nombrado Cónsul de Venezuela en Puerto Inírida, un remoto y apartado puerto fluvial del Río Guaviare, en el departamento de Guainía, la Amazonia colombiana, un sitio donde campeaba a sus anchas el narco tráfico, contrabando, trata de personas y como si fuera poco el Consulado de Venezuela había sido quemado en una oportunidad por la guerrilla colombiana. Un nombramiento de este género es la peor pesadilla que le puede ocurrir a un diplomático. Gustavo quedó anonadado y desbastado, comprendió que su carrera diplomática había llegado a su fin y como hombre de buenos modales, este fue el telegrama que envió, en la forma de una nota de estilo:

Al señor doctor, Don Adolfo Raúl Taylhardat Sotillo

Encargado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela

Su despacho.

                         Tengo a honra dirigirme a Vuestra Excelencia, en ocasión de avisar recibo de su cortés telegrama número 2040, de fecha 25 de septiembre de 1990, por el cual ha tenido a bien informarme de mi nombramiento como Cónsul de Venezuela en Puerto Inírida, República de Colombia.

En respuesta, agradezco su comunicación y muy comedidamente, cumplo en manifestarle, que a Puerto Inírida deberá viajar más bien la madre de Vuestra Excelencia.

                                     Hago propicia la oportunidad para reiterar a Vuestra Excelencia las seguridades de mi más distinguida consideración y estima. Gustavo.

 4.- Un telegrama en el cual no aparecieron los acentos ortográficos y gracias a la manía de ahorrar palabras, cambió completamente su contenido.

 El Embajador Antonio Casas Salvi fue durante muchos años embajador de Venezuela ante la Santa Sede, en los ambientes del Vaticano era conocido como un diplomático correcto, sus hijos y hermanos prestaban también servicios en la Cancillería. El apellido Casas oriundo del estado Trujillo es de gran prosapia entre destacadas figuras públicas de Venezuela: Antonio Casas Gonzáles fue presidente del Banco Central de Venezuela, tan solo para citar a uno de ellos. Ahora bien, el Embajador Antonio Casas Salvi muere repentinamente de un ataque al corazón y su hijo, que tiene el mismo nombre que él, manda un telegrama a sus numerosos familiares comunicando la muerte de su padre.

A este punto de la narración entra en escena un personaje singular: José López Romero, criptógrafo de la Cancillería, un hombre modesto, afable, cordial, buen padre de familia, quien cubría los turnos de la noche porque se pagaban en horas extras y tenía un hijo que había nacido con una enfermedad congénita, él necesitaba ese dinero para los gastos médicos de su pequeño enfermo. El telegrama que envió el hijo del embajador fallecido fue concebido en los siguientes términos:

“Hágosles saber, hoy 5 PM, murió papá. Antonio Casas”

Como en los telegramas de esa época no aparecían acentos de ningún tipo y se presentaban en letras mayúsculas, el telegrama que recibió López Romero rezaba así:

 “HAGOSLES SABER, HOY 5PM, MURIO PAPA. ANTONIO CASAS.

No había dudas, un telegrama procedente de la máquina de la embajada de Venezuela en el Vaticano y firmado por el embajador ante la Santa Sede, anunciaba la muerte del Papa, había que proceder según los protocolos establecidos. En primer lugar, llamó al Dr. Marcos Falcón Briceño, Ministro de Relaciones Exteriores, mediante un teléfono rojo que existía para estas emergencias y le leyó el telegrama. El Canciller le preguntó: ¿Constató que el telegrama viene de la máquina situada en la embajada ante la Santa sede? –Si señor constatado y, además, aparece el nombre de Antonio Casas como la persona que lo envía. El Canciller Falcón Briceño llamó inmediatamente en horas de la noche al Presidente Rómulo Betancourt. No se sabe cómo ni por qué, la noticia sobre la muerte del Papa se diseminó por toda Caracas como un reguero de pólvora incandescente.

Es entonces cuando aparece el tercer personaje de esta historia, tal vez el más importante: Monseñor Luigi Dadaglio, Nuncio Apostólico de Su Santidad ante el Gobierno de Venezuela, el diplomático más fino, culto y eficiente de la Cancillería vaticana, acreditado en Venezuela para la negociación del Concordato entre nuestro país y la Santa Sede. Se cuenta que Monseñor Dadaglio había terminado de rezar sus oraciones y se disponía a dormir, cuando al improviso comenzaron a sonar todos los teléfonos de la Nunciatura y el personal doméstico le informaba que el Presidente de la República, el Canciller y un inmenso grupo de los llamados Notables de esa época querían hablar con él para expresar sus condolencias. Por otra parte, un nutrido grupo de periodistas de todos los diarios de Caracas se agolpaban en las puertas de la Nunciatura. Se comentó que Monseñor Pellín, Director del diario “La Religión” pretendía sacar una edición especial. Había monjas llorando, curas con la tristeza reflejada en sus serenos rostros y muchos venezolanos de origen humilde portaban cruces, velas encendidas y estampitas con la foto del Santo Padre.  Esta era la situación que el Nuncio Apostólico debía afrontar.

Con su sonrisa afable y la serenidad en su mirada, el Nuncio Apostólico explico a la muchedumbre que el Santo Padre se encontraba en su residencia de verano en Castel Gandolfo, donde gozaba de muy buena salud. Los invitó a marchar en santa paz a sus hogares y así lo hicieron. Pero, el lado triste de esta historia, es que el bueno de José López Romero fue puesto de patitas en la calle, el Canciller Falcon Briceño nunca le perdonó la inmensa “torta apostólica” que le hizo poner. Poco tiempo después hubo un nuevo Canciller, cordial y generoso: Ignacio Iribarren Borges quien reincorporó a López Romero a sus guardias nocturnas, así pudo seguir atendiendo a la salud de su hijo. Un final feliz.

 5.- El telegrama más corto -de una sola palabra- dirigido a un embajador testarudo y contumaz, en el ejercicio de sus funciones representativas.

 El Embajador de Venezuela en Portugal, Antonio Martín Araujo recibió una invitación -de su más completo agrado y apetencia- para visitar las provincias portuguesas de ultramar: Angola, Mozambique, Cabo Verde, Timor y Macao. Muy presuroso, mediante un telegrama procedió a pedir permiso a la Cancillería venezolana para realizar dicha visita. Se encontraba a la sazón como encargado del Despacho, el Embajador Raúl Nass Anzola vice-ministro, quien le explicó que no existían “provincias portuguesas de ultramar” esas eran ni más ni menos colonias de Portugal, que el dictador Antonio de Oliveira Salazar –quien gobernó con mano de hierro ese país durante 36 años- mantenía en estado de miseria y pobreza extrema, en condiciones sanitarias deplorables y un largo etcétera de degradaciones morales. Venezuela conforme a su tradición histórica defendía en el mundo un anticolonialismo en todas sus formas, en consecuencia un embajador de Venezuela no debería estar visitando colonias de imperios en decadencia.

El embajador Martin Araujo no tenía intenciones de renunciar a su viaje y presuroso argumentó: esta es una oportunidad para que yo visite las “provincias portuguesas de ultramar” y pueda ver las reales condiciones sociales en esas provincias y redacte un informe oportuno, veraz y bien documentado por mis observaciones personales. Solicito autorización para visitar esas provincias.

Nuevamente se le indicó que por las razones antes mencionadas no tenía autorización para realizar ese viaje.

Cuando faltaba solo un día para que todos los invitados partieran en este viaje, el embajador Martín Araujo envió un último telegrama concebido en los siguientes términos:

“Exijo se me diga, sí o no, se me concede autorización para realizar la visita”

La respuesta de la Cancillería de Venezuela fue:

NO

Nass, Encargado del Despacho de Relaciones Exteriores.

Este telegrama ha pasado a ser en los anales de la diplomacia venezolana como el más corto –una sola palabra- entre las curiosidades de nuestra Cancillería. Me atrevería a decir que ninguna Cancillería del mundo ha escrito jamás un telegrama de una sola palabra.

7 thoughts on “CINCO TELEGRAMAS HISTÓRICOS EN LOS ANALES DIPLOMÁTICOS DE LA CANCILLERIA DE VENEZUELA

  • el 21 de enero de 2021 a las 12:02 PM
    Permalink

    EXCELENTE !!! te felicito Hugo y te doy las gracias por hacernos sonreír en estos tiempos tan duros y difíciles

    Respuesta
  • el 21 de enero de 2021 a las 4:13 PM
    Permalink

    excelente,se deberian publicar muchas de las anecdotas de la cancilleria,que anbundan,saludos

    Respuesta
  • el 22 de enero de 2021 a las 9:11 PM
    Permalink

    Como siempre muy interesantes tus articulos. Un prospero 2021.

    Respuesta
  • el 23 de enero de 2021 a las 12:13 PM
    Permalink

    Estimado Hugo, amigo desde siempre: primero que nada, mil gracias por alegrarme la mañana en esta con esta crónica telegráfica.
    Y aprovecho esta nota para desearte toda la felicidad, paz mental y mucha salud en este año 2021 que recién iniciamos.
    En términos telegráficos de la época, sería algo como:
    “AGRADECIDO POR CRONICA. DESEOTE FELICIDAD, PAZ Y SALUD EN 2021. ABRAZOTE, WILLIAM ESTEVES.”

    Respuesta
  • el 24 de enero de 2021 a las 3:55 PM
    Permalink

    Hugo, este ameno artículo, escrito con especial agrado para leer en medio de la mayor simpatía, pasa a ser un clásico en los anales de la correspondencia diplomática venezolana. Será de especial complacencia para mi leer otros telegramas, del mismo corte. Ojalá su tiempo le permita hacerlo.
    Cordialmente,

    NILSON H. GUERRA ZAMBRANO

    Respuesta
  • el 24 de enero de 2021 a las 5:37 PM
    Permalink

    Interesantes anécdotas de la diplomacia venezolana.
    Gracias por esta amena lectura.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *