Por María del Valle Vásquez de Poiget

El primer paso dado para impartir la catedra de estudios internacionales en Venezuela, ocurrió durante el oscurantismo del gobierno dictatorial del general Marco Pérez Jiménez.

Oculto en el salón de ensayo del Orfeón Universitario de la Central, un selecto grupo de catedráticos profesionales del derecho, arrogantes y desafiantes se dieron a la tarea de iniciar la enseñanza de las materias atinentes a las relaciones internacionales. Se señala que en 1955 se tituló el primer estudiante que cursó esas materias. Eso deja una huella notable para despertar el interés de proseguir con el proyecto de fundar una Escuela de Estudios Internacionales, en la facultad de Economía en la Universidad Central de Venezuela.

Se abre esa escuela, curiosamente, en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales.  ¿Por qué no en Derecho? . Lo cierto es que en el pensum de estudios las materias tratadas abarcaban Derecho y Economía, y otras materias especializadas como es el Derecho Diplomático y el Derecho Consular. Historia Diplomática de Venezuela, Europa, entre otras.

Resulta interesante saber que por exigencias de las autoridades docentes de esta Escuela, quienes en la mayoría eran catedráticos de la alta clase social, como se decía en aquellos años; las chicas y los chicos tenían que vestirse adecuadamente; ellos con corbatas y chaquetas; ellas con faldas , medias de nylon y zapatillas . No se permitía llevar pantalones a las alumnas.

Las circunstancias de esos requisitos en cuanto a la exigencia impecable de la vestimenta era que los profesores decían a sus alumnos que tenían que vestir a la altura de la carrera elegida: DIPLOMACIA.

Destacamos que en pleno renacer de la democracia del país se funda el colegio de Internacionalistas de Venezuela el 31 de enero de 1958.

La motivación para esa fundación era servir de “Hogar Central ” a todos los colegas Internacionalistas. Que se conocieran unos con los otros y germinara un compañerismo profesional. Por años se cumplió esa aspiración.

Al cumplir nuestra institución 66 años debemos sortear los obstáculos que actualmente desafían el fortalecimiento de la misma. Rescatarla de la indiferencia de las nuevas generaciones de Internacionalistas, eso es un deber por cuanto es el único medio de afianzar esta profesión en el país.

El rey Borbón de Francia Enrique IV dijo una célebre frase “Paris bien vale una misa” .

Así también decimos Nosotros: “El Colegio de Internacionalistas de Venezuela, fundado en 1958, bien vale una misa”.

María del Valle Vásquez de Pioget

Internacionalista UCV, Presidente del Colegio de Internacionalistas de Venezuela ( 1974 – 1977 )

Deja una respuesta